Sexualidad y Fertilidad

Es maravilloso cuando luego de un encuentro sexual se concibe una nueva vida. Es la máxima realización del acto sexual. Es el clímax de la unión de la esencia masculina y la esencia femenina.
Es el resultado de una danza de placer y amor que se materializa a través de hacer brotar la vida.
Un bebé vendrá en camino como una bendición para la pareja que ha elegido ser padres. Y el principio de todo fue “Hacer El Amor”.
Es de todos conocido, que cuando por vías naturales es difícil concebir, la ciencia y la tecnología han aportado métodos de ayuda para hacer posible el milagro del embarazo. Pero es también conocido que se atraviesan momentos difíciles para la pareja, su sexualidad y su intimidad cuando se tiene que acudir a estos métodos.
Estos son los tiempos en los cuales se ha reconocido científicamente la conexión que existe entre la mente y el cuerpo. Y más aún, se ha reconocido el valor del placer y del amor en la salud y en la función corporal adecuada.
No se puede entonces desechar la importancia que tienen la sexualidad y el placer en crear las condiciones ideales para la concepción ya sea por métodos naturales o con apoyo médico.
El estado de consciencia y la actitud de hombre y mujer tienen un impacto en su función fisiológica. El estar tranquilos, relajados y confiados son estados necesarios para facilitar la concepción. Es conveniente integrar también el placer, la intimidad y el amor como ingredientes igual de importantes.
Cuando la pareja se ve expuesta a las exigencias de los métodos de fertilización vive momentos de gran estrés, y la sexualidad romántica y placentera pareciera pasar a un segundo plano.
Esto debería corregirse, ya que una sexualidad lenta, íntima y amorosa representa un baño de sustancias químicas poderosamente positivas para la concepción.
La oxitocina en particular es la hormona del placer, que se produce desde el momento que se recibe un dulce abrazo y que tiene su máxima cuantía durante la experiencia del orgasmo.
La oxitocina genera contracciones en el útero que facilitan el proceso de la fecundación. Aparte genera un estado de seguridad y confianza por su efecto en los centros nerviosos superiores, como resultado de los cuales la pareja se siente más unida, más amorosa y más positiva en general.
No hay duda que todos estos estados de ánimo impactan positivamente el sistema inmunológico y la producción de hormonas facilitando el proceso de concepción o de fertilización asistida.
“Hacer El Amor” es una pieza importante en el manejo de la ayuda a la fertilidad. Favorecer encuentros íntimos, dulces y muy placenteros crea las condiciones para que la mente y el cuerpo estén alineados al momento de recibir al óvulo fecundado.
Te invitamos a valorar los encuentros sexuales, amorosos y con mucho placer, durante todo el proceso de fertilización asistida.
A continuación te damos unas sugerencias para aliviar el estrés de los encuentros sexuales cuando estés en proceso de fertilización asistida.

1. Usa la respiración a tu favor. Respirar es vida. Te recomendamos respirar con placer. Inhalar por la nariz y exhalar por la boca permitiéndote vocalizar la letra “a” en esta forma “aaaaaaahhhhh”. Prácticalo a solas varias veces para que luego te salga natural cuando estés con tu pareja.

2. Utiliza el método de la CARICIA CONCENTRADA. El que DA la caricia debe hacerlolentamente y debe procurar que le guste a su mano la sensación de la caricia que está realizando. Que se sienta rico en su mano lo que está haciendo (no enfocarse en tratar de complacer al otro sino concentrarse en lo rico que se siente lo que está haciendo). Si el que DA la caricia “siente” el placer en su mano, el que RECIBE también sentirá ese placer.
En cambio cuando el que DA la caricia se esfuerza demasiado en complacer, se pone muy mental y el que RECIBE no siente tan rico, sino que recibe una caricia demasiado pensada.
Así que el truco es que le guste a quien está DANDO la caricia y así automáticamente le gustará a quien RECIBE la caricia.
El que RECIBE la caricia debe concentrarse en las sensaciones que está sintiendo y hacer un ejercicio de “anticipar” hacia adonde se moverá la mano de quien lo está acariciando.
Este ejercicio permite estar muy presente en las sensaciones. Cuando se recibe la caricia y se está atento a anticipar hacia donde se moverá la mano, es mucho más fácil no perderse ni distraerse de la caricia y el efecto es muy placentero.

3. Comparte la energía sexual que se despierta por la “respiración de placer” y la “caricia concentrada”. Luego que hayas experimentado un rato de caricia y respiración haciendo “aaaahhhh” simplemente abrázate a tu pareja e imagina que hay una luz azul que viene subiendo desde los pies y envolviéndolos a ambos como un espiral. Es solo un asunto de imaginación. La luz azul sube envolviendo como un espiral a la pareja desde los pies hasta la cabeza. Luego imaginas que sale por la cabeza y se vierte como el agua de una fuente a ambos lados de ustedes. Respiran un rato en esa sensación y luego hacen el ejercicio inverso. Se imaginan que la luz azul viene bajando desde la cabeza y envolviendo a la pareja en forma de espiral hasta llegar a los pies desde donde la luz azul penetra en la
tierra y produce la sensación de que la pareja está estable y bien plantada.
Este ejercicio se puede hacer acostado o parado.
Lo pueden hacer los dos integrante de la pareja o lo puede hacer uno solo.
Lo pueden hacer durante el acto sexual o simplemente como una forma de crear intimidad y desarrollar confianza y conexión. Y este ejercicio SIEMPRE SALE BIEN porque es sÓlo un juego de imaginación y la energía siempre
sigue la intención.
Esperamos que estos consejos te ayuden a lograr una experiencia de “Hacer El Amor” a pesar de que estés pasando por todos los desafíos de un proceso de fertilización asistida.

Dra. María Gabriela Santini Vila
Médico. Educadora en Sexualidad Holística. Directora de la Escuela de Sexualidad y Espiritualidad
www.sexoyespiritu.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *